EL YOGA EN LAS ESCUELAS

EL YOGA EN LAS ESCUELAS

El yoga nos ayuda a concentrarnos y relajarnos… ¿Y si lo introducimos en las escuelas? Cada mañana, cuando suena la campana de la escuela, los niños de todo el país entran en fila en sus aulas listos para aprender las lecciones del día. ¿Pero están realmente listos? A menudo, los estudiantes se distraen con sus teléfonos inteligentes y tabletas, se preocupan por los problemas familiares y están estresados ​​por el acoso escolar. Son fácilmente irritables o simplemente ansiosos por las expectativas académicas. ¿Cómo podemos ayudar a estos estudiantes a prepararse para abordar y absorber el aprendizaje del día? Podemos asegurarnos de que estén sanos, no solo físicamente, sino también mental y emocionalmente.

El yoga en la escuela

La atención plena y el yoga se están convirtiendo en enfoques populares en nuestras aulas y no por su atractivo súper moderno, sino por los principios que alientan a los niños a involucrar sus mentes, conectarlos con sus cuerpos y respirar. Usando ejemplos tangibles y científicos, estos estilos nuevos en el aula les enseñan a los niños a ser conscientes de sí mismos y a tener la capacidad de obtener resultados positivos. Cuando neutralizamos todos los acontecimientos en la mente de un niño, entonces está listo para aprender.

Qué es el yoga

Originario de la India hace al menos 2.500 años, el yoga enseña a los practicantes a concentrarse únicamente en sus cuerpos, tomar conciencia de cómo se sienten y concentrarse en la respiración. En sánscrito, ‘yoga’ significa ‘unir’ al igual que cuando dos bueyes se unen para arar el campo de un granjero. El yoga nos permite unir nuestra mente y cuerpo para que trabajen juntos y creen una salud óptima.

El yoga proporciona increíbles beneficios para la salud, especialmente para los niños: mejora la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio y aumenta la sensación general de bienestar.  Así, los niños están listos para aprender porque habrían oxigenado sus cerebros con la respiración profunda. Tampoco es algo competitivo, lo que permite que todos los niños tengan éxito.

El yoga en las aulas

Las posturas de yoga en sí mismas son fáciles de enseñar, ya sea en el gimnasio de la escuela sobre colchonetas, en una pequeña alfombra en el aula, en el césped bajo la sombra de un árbol o incluso junto a los escritorios de los estudiantes. Existen recursos integrales que guían a los maestros sobre cómo motivar a los niños y sugerir variaciones de poses más simples. Los niños están ansiosos por flexionar sus cuerpos en formas que puedan imaginar fácilmente. En un aula llena de niños pequeños, el yoga es excelente como ejercicio de calentamiento o calma para ayudar a los estudiantes a relajarse o recuperar su atención.

El aspecto más importante del yoga es la respiración. Las respiraciones lentas y profundas, especialmente antes de una prueba o examen, envían oxígeno a la amígdala del cerebro, la parte del cerebro que toma decisiones rápidas pero limitadas. La amígdala controla las emociones y nos dice que luchemos, huyamos o nos congelemos. Cuando respiramos profundamente, la amígdala se calma y podemos tomar decisiones racionales utilizando otras partes del cerebro.

Algo similar: el mindfulness

En Abbotsford, Columbia Británica, la educadora Julie Loland utilizó una técnica similar en su clase de quinto grado llamada Mindfulness. Loland, quien enseña en Terry Fox Elementary, una escuela con mayores necesidades, dice: «Sentí que los niños llegaban a la escuela y no estaban preparados para aprender; estaban luchando contra situaciones estresantes de la vida». Ella agrega: «A muchos estudiantes no les importaba aprender, sino que se preguntaban: ‘¿De dónde saldrá mi próxima comida? ¿Estará mi mamá cuando llegue a casa?» Loland cree que muchos niños vinieron a la escuela para olvidar e ignorar su pobreza y no lidiar con ella. Quería asegurarse de que «los niños estuvieran abiertos al aprendizaje del día».

El Dr. Jon Kabat-Zinn define la atención plena como «prestar atención de una manera particular: a propósito, en el momento presente y sin juzgar». Coincidiendo con la investigación de su maestra, Loland descubrió la atención plena y «esperaba que ser una solución al estrés de los estudiantes, mejorando el aprendizaje social y emocional, promoviendo el éxito académico y desarrollando la función ejecutiva «.

La respiración es la clave

Loland comenzó a presentar Mindfulness a sus alumnos a través de ejercicios de respiración, dirigiendo su atención a la experiencia inmediata. Su enfoque fue secular y científico, y enseñó la anatomía y fisiología básicas del cerebro. El hipocampo, informó Loland a los estudiantes, controla la memoria, y la amígdala toma decisiones rápidas pero emocionales, mientras que la corteza prefrontal toma decisiones racionales. La respiración profunda calma la amígdala y le permite «para buscar otras opciones para tomar decisiones», explicó Loland a sus estudiantes, quienes comprendieron y adoptaron completamente estos nuevos conceptos.

Al principio, la respiración concentrada duró solo 30 segundos y gradualmente aumentó a cinco minutos. En posiciones cómodas, Loland guiaba la respiración de los estudiantes, pidiéndoles que inhalaran por la nariz y exhalaran por la boca, observando cómo su estómago subía y bajaba y era consciente solo de su respiración. Loland animó a los estudiantes a no desviarse, pero les aseguró que está bien si lo hacen, siempre que lo reconozcan y traigan sus mentes al momento presente. «El aula era un lugar más tranquilo. Fueron 30 segundos increíbles para enfocar a todos y tener a todos en la misma página», recuerda Loland.

Otros ejercicios

La respiración y otros ejercicios como adivinar los sabores de las gominolas y la escucha activa de diferentes sonidos del aula, enseñaron a los estudiantes a ser conscientes de sus sentidos y a autorregular sus pensamientos. Loland también presentó una «botella de Mindfulness», una botella de refresco básica llena de agua y purpurina. Los estudiantes agitaron la botella cuando se sintieron molestos o enojados y vieron caer el brillo lentamente, lo que los calmó de manera efectiva y les permitió pensar racionalmente.

Las actividades introductorias de Mindfulness de Loland fueron tangibles y los niños reconocieron fácilmente su nueva conciencia de sí mismos. Aplicó estas mismas técnicas a la resolución de problemas, resolución de conflictos y perspectiva.

Los estudiantes se volvieron conscientes de sus propios pensamientos y su entorno, y los de sus compañeros, y el control que tenían sobre ellos.

Resultados del experimento

El ‘experimento’ de Mindfulness produjo resultados asombrosos para los estudiantes de Loland. «Ellos [las actividades de atención plena] eran cosas tan simples, pero capaces de conocer a cada niño en cada etapa y ayudarlos«. En su composición escrita de Masters, Divided No More: A Living Inquiry Into Wholeness, Loland enumera algunos beneficios de Mindfulness como: alivio del estrés, capacidad para tomar decisiones efectivas, capacidad para orientar la atención, regulación física y emocional, disminución de las emociones negativas, autoaceptación y un entorno de aprendizaje mejorado en general.

Los estudiantes también respondieron emocionalmente a Mindfulness en sus diarios. Muchos comentaron que les ayudó a enfrentar desafíos, resolver desacuerdos, lidiar con la ira y la tristeza y reevaluar situaciones. Algunos incluso conectaron con franqueza la atención plena con su capacidad para hacer frente a la pérdida, el dolor y la tragedia.

Mindfulness y yoga son mucho más que relajación y respiración. Los ejercicios son tan simples, pero con un impacto tan generalizado. Enseñan la autoconciencia y la autorregulación, pero también son mecanismos para acceder a la razón y la memoria en lugar de la emoción, herramientas que los niños no tienen actualmente para aprender. Y cuando los niños involucran sus mentes y cuerpos, cuando responden positivamente y cuando aplican sus conocimientos, están teniendo éxito, y solo entonces, estamos realmente transformando su enfoque de la educación. En cuanto a los niños que no están completamente preparados para aprender, todo lo que tenemos que hacer es decirles que respiren.

guest
1 Comentario
Más antiguo
Más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios