imagen de una estudiante aprendiendo en línea con su portátil.

COVID-19: MEJORAR EL APRENDIZAJE ONLINE

COVID-19: MEJORAR EL APRENDIZAJE ONLINE

La pandemia de COVID-19 ha impuesto la educación en línea para la mayoría de los estudiantes. Los psicólogos ofrecen formas de maximizar ese cambio. Profesores y alumnos estaban a punto de acabar el trimestre y pensaban en las vacaciones de Semana Santa, cuando supieron que sus escuelas iban a cerrar de un día para otro para detener la propagación del coronavirus.

Tenían apenas un día para trasladar contenido del curso presencial a otro en línea. El aprendizaje remoto durante una pandemia no es el escenario típico de aprendizaje en línea. En un curso en línea más tradicional y planificado, los estudiantes y los docentes acuerdan el entorno de aprendizaje en línea y hacen los arreglos necesarios para que funcione. Ahora, tenemos millones de estudiantes que nunca han seguido una clase en línea y, de repente, tienen que aprender con ordenadores, tabletas y móviles: es un mundo totalmente diferente.

Para muchos estudiantes, los recursos que normalmente estarían estarían a disposición para el aprendizaje en línea (Wi-Fi segura, acceso a un ordenador, tableta, móvil e incluso una comprensión básica de las plataformas digitales) no siempre están disponibles para el aprendizaje a distancia con motivo de una emergencia sanitaria como la que nos ocupa.

Por poner una comparación, es la diferencia entre organizar una cena que has planeado durante meses frente a tener 20 personas sin casi aviso.

A medida que los docentes equilibran los cursos tradicionales en línea con la planificación de posibles cursos de aprendizaje a distancia para el curso siguiente, están adquiriendo principios de psicología educativa que crean una experiencia positiva para los estudiantes. Entre esos principios están:

HACER QUE LAS LECCIONES SEAN INTERESANTES Y POSITIVAS

Es un clásico: se descubrió que la personalización es importante cuando los estudiantes y los docentes están separados por pantallas. Por ello, animamos a los maestros a usar el lenguaje en primera persona en las conferencias en línea, junto con gestos amigables, expresiones faciales positivas y contacto visual.

El tono emocional del profesor también juega un papel importante en ayudar a los estudiantes a aprender en línea. En un estudio, un grupo de psicólogos contrató un actor para que diera la misma conferencia dos veces, una con afecto positivo y otra con afecto negativo. Los estudiantes aprendieron mejor de la conferencia cuando el actor parecía feliz y contento, por lo que es importante exhibir positividad siempre que sea posible.

SER FLEXIBLE Y CREAR CONEXIONES

Dado que la teledocencia a menudo trae a la superficie problemas de inequidad, como la falta de acceso seguro a Internet, es importante que los docentes sean flexibles con los estudiantes. En la práctica, esto significa ser más complaciente sobre cuándo y cómo los estudiantes envían sus tareas.

Desafortunadamente, algunos estudiantes pueden experimentar dificultades para mantener su posición académica: pueden enfermarse, un miembro de la familia puede enfermarse o pueden tener que trabajar y todos queremos que todos los alumnos sepan que podemos hacer que funcione.

Y es que mudarse a la enseñanza en línea no cambia un factor clave de la enseñanza y el aprendizaje: la importancia de una relación positiva entre maestro y alumno. Ahora más que nunca, los docentes debemos hacer lo que podamos para aumentar la relación.

APRENDER DE OTROS DOCENTES

Dado que la investigación sobre el aprendizaje en línea puede resultar dificultoso para los docentes dada la enorme cantidad de plataforma digitales, aplicaciones, etc., algunos docentes están reuniendo recursos para compartirlos y guiar a otros hacia una mejor práctica de esta modalidad de enseñanza.

Durante la pandemia, los maestros están compartiendo activamente recursos para todo, desde la pedagogía hasta el bienestar psicológico.

RECONSIDERAR CÓMO EVALUAR EL APRENDIZAJE

Cuando los estudiantes de primaria y secundaria están aprendiendo de forma remota, puede ser importante considerar formas alternativas de garantizar que están en el camino correcto para avanzar. Los psicólogos que trabajan con los sistemas escolares pueden ayudarlos a pensar en las mejores formas de ver dónde están los estudiantes con respecto a las expectativas de nivel de grado y cómo trabajar en más tiempo de aprendizaje después de superar esta crisis sanitaria tan inesperada.

Es necesario un enfoque de instrucción más flexible e individualizado, por lo que habrá cambios en la forma en que los sistemas escolares piensan sobre la responsabilidad y cómo responden a las necesidades individuales de los estudiantes.

ELIGIR LA TECNOLOGÍA ADECUADA

El aprendizaje a distancia exitoso a menudo requiere tener las plataformas correctas. Para comenzar, habría que ver cómo los docentes enseñan cara a cara y, luego, traducir ese estilo a un entorno digital. Por ejemplo, si un docente tiene mucha interacción con los estudiantes y trabaja con grupos pequeños, es recomendable utilizar un servicio como Zoom.

También es importante que los maestros consideren las necesidades específicas de sus alumnos al planificar las clases en línea. Por ejemplo, escuelas en las que las que predomina una lengua, podrían crear recursos en línea en otros idiomas. Y dado que muchos estudiantes solo acceden a Internet en sus teléfonos, conviene que el profesorado implemente aplicaciones que también funcionan bien en teléfonos móviles, como Zoom o Slack.

Aún más importante, los docentes deben mantener los cambios en los cursos de manera que sean manejables, tanto para el maestro como para el estudiante. Si bien existen todo tipo de buenas tecnologías y mejores prácticas en la enseñanza en línea, ahora no es el momento de intentar hacer todo. Sé amable contigo mismo y con tus alumnos.

Contenido relacionado
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios