COVID-19: CAMBIO DE COMPORTAMIENTO AMBIENTAL

COVID-19: CAMBIO DE COMPORTAMIENTO AMBIENTAL

La pandemia del COVID-19 parece haber propiciado un cambio en nuestro comportamiento ambiental. Vayan a modo de ejemplo algunas situaciones que se han dado durante este año: un horizonte de Los Ángeles libre de su típica neblina de polución. Una vista prístina del Himalaya desde el norte de la India, no vista en décadas. Visión clara de la Torre Eiffel desde los suburbios de París, anteriormente oscurecida por la contaminación.

Y con menos viajes, menos quema de combustibles fósiles, lo que lleva a una disminución proyectada del 8% en el dióxido de carbono en la atmósfera este año, la mayor caída jamás registrada, según la Agencia Internacional de Energía.

Comportamiento ambiental: buscar la continuidad

Es poco probable que las consecuencias ambientales tan sorprendentes e inesperadas de la pandemia de COVID-19 continúen una vez que la crisis haya amainado y la vida reanude su ritmo anterior. Pero los psicólogos están aprovechando este momento para examinar cómo las lecciones de COVID-19 podrían generar mejoras a largo plazo en los hábitos de sostenibilidad, informar la investigación y la comunicación sobre el cambio climático y mejorar los esfuerzos comunitarios para abordar el cambio climático.

Estudio psicológico del cambio de comportamiento ambiental

“Estamos viendo cambios increíblemente rápidos en hábitos profundamente arraigados que tienen implicaciones de gran alcance para el cambio climático”, dice Ezra Markowitz, profesor asociado en el departamento de conservación del medio ambiente de la Universidad de Massachusetts Amherst. “Los psicólogos están comenzando a estudiar la dinámica de estos cambios y tienen un papel importante que desempeñar en la identificación de lo que auguran nuestras respuestas individuales y colectivas a la pandemia para el futuro de la acción contra el cambio climático”.

Similitudes entre dos crisis

Los psicólogos están comenzando por tomar una visión general de las similitudes y los vínculos entre la pandemia y el cambio climático, y cómo esos vínculos podrían informar su trabajo sobre cuestiones climáticas.

En términos generales, tanto el COVID-19 como el cambio climático son fenómenos globales que instan a las personas a considerar el bienestar de nuestra sociedad colectiva, no solo la seguridad individual o familiar, dice Susan Clayton, psicóloga ambiental en The College of Wooster en Ohio y autora principal del próximo informe de 2021 del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas.

“Si bien la mayoría de nosotros no corremos un riesgo inmediato de sufrir daños personales por ninguna de las crisis, se nos pide que cambiemos nuestros comportamientos no principalmente para protegernos a nosotros mismos, sino para proteger a todos los demás”, dice.

Comportamiento ambiental y cambio climático

Otra similitud es que COVID-19 ha producido "interrupciones sorprendentes, abruptas y en cascada de los sistemas sociales y económicos", dice Bob Doppelt, psicólogo consejero y científico ambiental que dirige The Resource Innovation Group, una empresa de ciencias sociales sobre sostenibilidad y cambio climático global. organización con sede en Oregón. Tales interrupciones ya están comenzando a ocurrir con el cambio climático, agrega, lo que conduce a una mayor incidencia de desastres naturales como inundaciones y huracanes.

Y a medida que el cambio climático obliga a los animales y a las personas a abandonar sus hogares y hábitats desde hace mucho tiempo y a tener un contacto más cercano entre sí, es probable que las epidemias y pandemias aumenten a medida que más animales portadores de enfermedades entren en contacto con las personas, según la Organización Mundial de la Salud.

Pandemia y justicia social

Finalmente, COVID-19 está poniendo de relieve los problemas de justicia social que también han sido de creciente preocupación para los psicólogos ambientales, dice Markowitz. “Las interconexiones entre la fragilidad económica y ambiental, la falta de resiliencia en varias partes del sistema, la forma en que afectan de manera desproporcionada a los pobres y vulnerables, todos estos son factores subyacentes que determinarán cómo y qué tan bien podemos responder tanto como individuos y como comunidades al cambio climático”, dice.

Psicología, pandemia y comportamiento ambiental

La investigación en psicología y ciencias sociales ya ofrece conocimientos relevantes para abordar tanto el cambio climático como la pandemia.

Un conjunto de investigaciones de larga duración, por ejemplo, muestra que cambiar hábitos en general y hábitos mentales en particular, aunque es notoriamente difícil, "es más fácil en tiempos de transición", señala la psicóloga climática Beth Karlin, fundadora del Laboratorio de Medios Transformacionales de la Universidad de California, Irvine, que estudia las formas en que se pueden utilizar las tecnologías de la comunicación para fomentar un cambio social positivo.

Comportamiento ambiental y cambio de residencia

Por ejemplo, un estudio en el Journal of Environmental Psychology (Vol. 45, 2016) realizado por los psicólogos sociales Bas Verplanken y Deborah Roy de la Universidad de Bath en Inglaterra, encontró que las personas que acababan de mudarse de residencia era más probable que adoptaran una nueva pauta de comportamiento sostenible en comparación con los no cambiantes que recibieron la misma intervención.

De manera similar, los cambios sociales, físicos y emocionales provocados por COVID-19 presentan oportunidades para cambiar cualquier cantidad de comportamientos de sostenibilidad, incluidos los viajes, el tránsito, las compras, las elecciones de energía, los hábitos de voluntariado y más, dice Karlin.

Pandemia y cambio climático

La crisis del COVID-19 representa "uno de los mayores experimentos naturales de nuestras vidas", dice. Como tal, brinda una oportunidad sin precedentes para investigar el comportamiento relacionado con la crisis y el potencial de cambio de comportamiento en tiempo real. Por ejemplo, Markowitz y el profesor Brian Lickel, están haciendo una encuesta a unos 1.000 residentes de Massachusetts desde este verano para examinar la superposición y la divergencia en cómo las personas responden y piensan sobre COVID-19 y el cambio climático.

Pandemia y emociones

Mientras tanto, la psicóloga social y ambiental Janet Swim, profesora de Penn State, y sus colegas quieren examinar el impacto de COVID-19 en las emociones, particularmente entre los jóvenes que ya estaban enojados y ansiosos por el calentamiento del clima. Dos hipótesis que planean probar: si las preocupaciones sobre COVID-19 anularían las emociones de sus participantes sobre el cambio climático, y si esas preocupaciones reforzarían sentimientos anteriores sobre el cambio climático, especialmente entre los jóvenes que ven amenazado su futuro.

Más aplicaciones para conseguir el cambio de comportamiento ambiental

Los psicólogos ambientales también están pensando en cómo los activistas y educadores climáticos pueden aprender de las estrategias de comunicación en torno a la pandemia. La sabiduría actual sobre cómo educar a la gente sobre el cambio climático, por ejemplo, sostiene que es importante utilizar un toque humano (imágenes e historias sobre personas) para fomentar el cambio de comportamiento.

Pero Karlin ve una oportunidad potencial para que los psicólogos adopten estrategias de medios relacionadas con la pandemia que comuniquen hechos científicos concretos de manera creativa. Considere la rapidez con la que las personas aprendieron un nuevo lenguaje como "aplanar la curva" y "distanciamiento social", por ejemplo, o cómo las infografías han mostrado efectivamente cómo se propaga el virus de persona a persona.

"Es posible que debamos repensar el consejo para evitar la ciencia en estas comunicaciones", dice. "Es demasiado pronto para decirlo, pero definitivamente es un fenómeno digno de atención".

Bienestar mental y resiliencia

El trabajo de los psicólogos durante la pandemia también brinda la oportunidad de usar y perfeccionar algunas de las técnicas e intervenciones que han desarrollado para ayudar a las comunidades a enfrentar el cambio climático. A través de una red llamada Coalición Internacional de Resiliencia Transformacional (ITRC), por ejemplo, Doppelt y sus colegas están compartiendo un enfoque comunitario para fomentar el bienestar mental y la resiliencia a nivel de la población frente al trauma del cambio climático, con organizaciones de salud conductual en Oregón y California que están lidiando con la pandemia.

Presencia y propósito

El modelo ITRC enseña a las personas dos conjuntos de habilidades psicológicas, basándose en las mejores prácticas de los programas que han abordado con éxito problemas como la violencia con armas de fuego, las experiencias adversas de la infancia y la preparación para terremotos. Una categoría es la "presencia" (habilidades de autorregulación), que ayuda a las personas a calmar sus mentes y cuerpos y a controlar sus comportamientos para que puedan tomar decisiones sabias y hábiles.

El otro es el "propósito" (habilidades de crecimiento postraumático), que alienta a las personas a enfrentar lo que está sucediendo, aprender de ello y aclarar cómo quieren vivir con la adversidad constante. El modelo también exige una diversidad de líderes comunitarios y de vecindario para ayudar a los adultos a aprender estas habilidades, con el apoyo de aquellos en los campos de la salud mental.

“Es importante enseñar a toda la población, a todos los adultos, a todos los niños, información y habilidades que les ayuden a aprender a fomentar y mantener su propio bienestar mental y resiliencia frente a estas emergencias crecientes”, dice Doppelt.

Síguenos en Redes Sociales

Contacto

Introduce tu nombre, por favor.
Escribe un mensaje, por favor.

DÓNDE ESTAMOS

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios