imagen de un niño haciendo deberes.

LOS DEBERES, ¿AYUDA O OBSTÁCULO?

LOS DEBERES, ¿AYUDA O OBSTÁCULO?

Entrar en la rutina de completar páginas de preguntas de matemáticas, leer reseñas y escribir en casa no es tarea fácil. Muchos padres tienen que enfadarse con sus hijos para que se sienten y lo hagan, y habrá ocho distracciones en el camino a la mesa.

 

LOS EDUCADORES DICEN QUÉ ES IMPORTANTE AHORA

Una buena noticia para los padres es que los educadores están comenzando a dar más importancia a las actividades y la lectura en el hogar que a la tarea repetitiva y regurgitante. Parece que la tarea tradicional no necesariamente ayuda a los estudiantes a tener éxito académico. Una nueva filosofía de tareas va en aumento: el disfrute del aprendizaje a través de la práctica en el hogar. Hay muchas maneras para que los maestros ayuden a los estudiantes a continuar aprendiendo fuera del aula asignando tareas constructivas y comunicándose con los padres sobre la mejor manera de apoyar a los estudiantes sin ayuda de “helicópteros”.

LA TAREA TRADICIONAL NO FUNCIONA CORRECTAMENTE

Un número creciente de maestros no cree que la tarea tradicional esté funcionando. Enseñarle a un niño a hacer tareas repetitivas tradicionales les hace equiparar la multiplicación con el castigo. No están interesados. Si tiene que haber tarea, debe ser personalizada. El niño A no debe tener ninguna, el niño B tiene dos preguntas, y el niño C debe tener cinco y todas deben ser preguntas diferentes, pero nadie quiere sentarse y hacer problemas matemáticos. De hecho, un estudio de la Universidad de Toronto en 2008 encontró que los niños comienzan en Educación Infantil siendo un 85% entusiastas y dispuestos a hacer las tareas, pero esto se reduce en los cursos posteriores, con un 61% de los estudiantes de cuarto de Primaria, por ejemplo, que se resisten a cooperar y, cuando lo hacen, lo hacen de mala gana. Este cambio está relacionado con el tiempo requerido por la tarea: más tarea se correlaciona con una actitud más negativa.

LA CANTIDAD DE TRABAJO NO ES LA ÚNICA PREOCUPACIÓN

La tarea elimina la individualidad del aprendizaje. Podrían ser juegos recomendables para practicar conceptos. El Monopoly, por ejemplo, requiere habilidades matemáticas, mientras que las damas y el ajedrez requieren lógica. Hay que encontrar videojuegos que requieran resolución de problemas, coordinación mano-ojo, matemáticas y lectura. También hay que encontrar formas de incorporar el aprendizaje a sus intereses. Por ejemplo, preguntar a los jóvenes fanáticos del baloncesto cómo se suman los puntos. Deberíamos encontrar algo que resulte significativo para ellos. Lo principal con el trabajo en casa es que debe ser divertido. No debería ser como ir al dentista a que te saque una muela.

LOS PADRES AYUDAN MUCHO

Muchos maestros aún asignan la tarea tradicional y los padres ayudan con esa tarea: más del 80% dice que ayudan a su hijo de Infantil a segundo de Primaria generalmente o siempre. Y esto continúa alrededor del 77% hasta cuarto de Primaria, según el estudio de 2008. Pero la investigación publicada por los profesores de sociología Keith Robinson de la Universidad de Texas y Angel Harris de la Universidad de Duke, llega a la sorprendente conclusión de que no existe una conexión clara entre la participación y el éxito de sus hijos por parte de los padres. Según este estudio, ayudar con la tarea no está asociado con el rendimiento en lectura o matemáticas.

Uno presumiría que los maestros dejarían de asignar tareas si los padres están ayudando en plan “helicóptero” (rodeando cuidadosamente y de cerca a su hijo como un helicóptero, ocasionalmente haciendo un aterrizaje de emergencia para dejar caer la información correcta). Pero Christina Rinaldi, psicóloga infantil y profesora de Psicología de la Universidad de Alberta (Canadá) no cree que eliminar la tarea sea la respuesta. Decir que te has librado de la tarea no es realista porque cualquier trabajo fuera de la escuela es tarea. Cómo un maestro define la tarea es parte importante de asignarla.

COMUNICACIÓN PADRES-PROFESOR

Antes de enviar tareas a casa, hojas de trabajo o juegos de aprendizaje, puede ser recomendable recordarles a los maestros que comuniquen su filosofía sobre la tarea a los padres y estudiantes: cuáles son sus expectativas con respecto al estudiante, cuál es el propósito del trabajo que se puede enviar a casa y cuál es el objetivo del maestro cuando asigna prácticas en el hogar. Los maestros a veces también tienen que comunicarse con los padres lo que puede parecer obvio para los educadores: ayudar con la tarea es más saber que el niño está haciendo el trabajo en lugar de cuán bien o qué tan rápido o incluso si están terminando cada pequeña cosa.

La tarea tradicional es diferente de la práctica en el hogar. No se trata de volver a la escuela y ser calificado. Se trata de practicar el desarrollo de habilidades. Si ya lo comprende antes de salir del aula, repetirlo en casa no servirá para nada. Los padres le dirán si no está funcionando, si es una pelea todas las noches o si no entienden el trabajo. Los padres también darán comentarios positivos si los niños están jugando y están entusiasmados y están aprendiendo. Los maestros también deben reconocer que los padres están haciendo muchísimas otras cosas. No son expertos en ayuda de lectura o matemática, por lo que es mejor hacer que la información sobre cómo ayudar esté fácilmente disponible.

DISFRUTAR ES LA CLAVE

El disfrute es una gran parte del aprendizaje. La pregunta no debería ser ¿aprendiste esto? Debería ser ¿Te gustó aprender esto? Necesitamos cambiar el juego. Cuando comenzamos a enseñar, todo era tradicional. Nuestro objetivo ahora debe ser interesar a los estudiantes y hablar sobre lo que están aprendiendo en casa.

Es parte del trabajo de un maestro comunicar con los padres el mejor método de apoyo: alentar a los estudiantes a aprender cosas que les interesen, pero recuerden que, en última instancia, solo el niño puede ser el estudiante.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios